De miradores ingleses...

Mis à jour : juin 15

La primera vez que estuve en Menorca en el año…buf hace una eternidad. Me llamó la atención los miradores de forma redonda que sobresalían de espectaculares edificios antiguos.

Recuerdo que le dije a mi amiga Miriam, menorquina:"¡Mira, aquí también tenéis miradores, como en Vitoria*". "¡No!, no son miradores, son boínders". "¿Boínders? Pero ¿Qué es esa palabra?" Y ella, muy orgullosa, me respondió: "Es una palabra inglesa, herencia de nuestro pasado inglés". En aquel momento, ignoraba incluso que los ingleses hubieran pasado por allí.

Ese detalle despertó mi curiosidad por descubrir algo más sobre la isla y sobre esa historia de ingleses viviendo en un clima tan distinto al suyo. Efectivamente, me enteré de que los ingleses habían estado en Menorca nada menos que casi un siglo del siglo XVIII al casi XIX.

Los boínders son como pequeños balcones de forma redonda que sobresalen del edificio y están cubiertos de ventanas o vidrieras maravillosas y, como los miradores, su principal función es aportar calor y sobre todo luminosidad a las estancias interiores.

Pero siendo Menorca una isla mediterránea con sol y luz casi todo el año, ¿por qué los ingleses se empeñaron en integrar este elemento arquitectónico? Pues simplemente por nostalgia, por una necesidad emocional de sentirse como en su casa. Tan simple como humano.

En realidad es un sinsentido, teniendo en cuenta que Menorca es una isla balear donde precisamente se huye del calor. Los menorquines, de hecho, habían construido un tipo de ventanas muy bien pensadas para evitar que el calor entrara en casa, típicas de los climas mediterráneos. De tamaño pequeño y concebidas teniendo en cuenta la inclinación del sol: todo está milimétricamente calculado para que cuando los rayos del sol son más perpendiculares al suelo y, por tanto, paralelos a las paredes éstos no entren dentro de la casa. En invierno, en cambio, cuando los rayos son más diagonales entran al interior calentando la estancia. Curioso y bien pensado ¿verdad? Así que imagino a los pobres menorquines viendo atónitos cómo unos desconocidos llegaban a sus tierras y construían sus casas sinsentido y con poco conocimiento de las temperaturas de la isla, sobre todo en verano.

Me pregunto también si hubo algún tipo de reacción o, como era complicado por el idioma, dejaron hacer y pensaron que, tal vez, efectivamente aquello respondía a un tipo de nostalgia o recuerdo de un mundo que habían dejado muy lejos.


Mirador Vitoriano


*Vitoria-Gasteiz es la capital de la comunidad autónoma del País Vasco, situada en el norte de España.

27 vues1 commentaire

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com